“Antes de salir a trabajar mi compañero y yo desayunamos, nos espera una jornada por delante, nuestro trabajo a veces no resulta fácil pero formamos un gran equipo, sabemos caminar juntos, tenemos mucha paciencia el uno con el otro, él me necesita y yo lo necesito a él.

Ha requerido mucho entrenamiento el saber lo que ahora sé, he estado en sitios diferentes para formarme, para llegar a mi destino, al lugar en el que me encuentro, con la persona que me estaba esperando, a quien le doy mi absoluta fidelidad y entrega. Es la finalidad de mi vida y soy muy feli.

Me llamo Lucas y soy un perro guía.”

Muchos animales como delfines, caballos y perros son entrenados para ayudar a las personas, no sólo en el caso de una deficiencia física, si no que también ayudan a mejorar a quienes padecen otros tipos de trastornos, como la depresión o la ansiedad y se han mostrado eficaces en terapias con niños autistas, por poner algunos ejemplos.

Una mascota puede ser un gran compañero y si le damos una buena educación y cariño nuestra vida será más completa y feliz.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter