¿Cómo te comunicas?

“El mayor problema en la comunicación es la ilusión de que se ha logrado”. 

George Bernard Shaw.

 

La comunicación es la clave para el éxito o el fracaso de nuestra interacción con los demás.

Toda comunicación tiene un proceso, hay un emisor, un receptor, un mensaje que se emite mediante un código a través de un canal y que se da en un contexto determinado. Dependiendo de cómo realicemos este proceso conseguiremos unos resultados u otros.

La comunicación puede ser verbal o no verbal aunque en realidad ambas se unen para formar un todo en el que de forma explícita e implícita; consciente e inconscientemente intercambiamos la información.

En la comunicación verbal están incluidos el tono, el ritmo, el volumen, los silencios y el vocabulario que utilizamos. Todo ello depende de lo que queremos comunicar teniendo en cuenta el contexto.

En la comunicación no verbal nuestro cuerpo es quien habla, con los gestos, las expresiones y las posiciones que adopta.

Como la comunicación es bidireccional no basta con lo que diga una de las partes sino cómo  es interpretado por la otra. Tanto cuando hablamos, como cuando escuchamos a otros, entran en juego nuestros filtros para relacionarnos con los demás. Los filtros tienen que ver con nuestras creencias, nuestros valores y nuestro momento actual. No se recibe ni se envía el mensaje de la misma forma estando enfadado que contento, las señales en las que nos fijamos son diferentes, por ello, a veces, enviamos un mensaje confuso por ejemplo, no siendo directos, usando la ironía al hablar o no escuchamos realmente el mensaje que se nos quiere hacer llegar.

Para mejorar nuestra comunicación hay algunos aspectos que son importantes:

  • La escucha activa es importante dentro de la comunicación, requiere de intención y atención para realmente entender lo que se nos dice.
  • Tener una actitud positiva tanto al hablar, cuidando las palabras, como al escuchar, haciendo saber al otro de forma, tanto verbal como no verbal, que le estoy comprendiendo.
  • Ser asertivos para poder expresar nuestros sentimientos o hacer nuestras peticiones y saber responder adecuadamente a las críticas.

Cuando cuidamos nuestra comunicación generamos confianza en el otro que además se siente reforzado por nuestra escucha, con ello se eliminan tensiones y se mejora la relación porque se produce lo más importante, el respeto.

Para comunicarse de manera efectiva, debemos darnos cuenta de que todos somos diferentes en la forma en que percibimos el mundo y usar este conocimiento como guía para nuestra comunicación con los demás”.

Anthony Robbins 

 

Mª Ángeles Muñoz Roldán

Psicóloga

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter