“Conciencia del tiempo es igual a estrés y

 agotamiento corporal y emocional.”

Shirley Maclaine

Uno de los componentes que forman parte de la respuesta de ansiedad es la sobreactivación psicofisiológica. Sus síntomas son bien conocidos: dificultades para respirar, taquicardia, tensión muscular, dolor de cabeza, mareos, sudoración excesiva, insomnio, irritabilidad…, es como tener el cuerpo en un estado de vibración constante que finalmente provoca diferentes enfermedades.

Estar sobreactivado es la consecuencia del estrés. Como ya sabemos el estrés(del griego stringere, que significa «apretar») es una reacción fisiológica del organismo en la que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Su continuidad provoca efectos adversos que perturban gravemente la homeostasis de la fisiología y la conducta.

A las personas que padecen sobreactivación  les gusta conseguir la perfección en lo que hacen siendo muy autoexigentes.  Suelen tener una agenda repleta y quieren aprovechar tanto el tiempo que la impaciencia suele ser su pauta, siempre van dos pasos por delante, tanto es así, que posturalmente pueden estar ligeramente inclinadas hacia adelante, cuando paran en su actividad se pueden sentir desorientados y con sensación de vacío por ello les cuesta disfrutar de su tiempo de ocio. Todas estas características hacen que el estrés sea crónico.

blue-abstract-glass-balls-medium

Si te has visto reflejado te aportamos algunos consejos para trabajar la sobreactivación teniendo en cuenta que esto es un proceso que puede requerir tiempo.

Hay cuatro pilares fundamentales para su tratamiento: Técnicas como la meditación, la hipnosis, la visualización, etc..; el ejercicio físico, la alimentación y la escritura.

  •  A través de la meditación, relajación, visualización,… se consigue estar en el aquí y en el ahora en lugar de permanecer permanentemente en el futuro, se consigue también parar la turbulencia de pensamientos conectando de nuevo con nuestro cuerpo ya que en algunos casos la desconexión mente-cuerpo suele estar muy marcada. Y qué decir de las ventajas de comenzar a practicar la paciencia, hay una frase que dice que “con paciencia infinita se obtienen resultados inmediatos”.
  • El ejercicio nos permite liberar el estrés… y además genera endorfinas que ayudan a conseguir un estado de ánimo más positivo y feliz.
  • En la alimentación es bueno minimizar, si no eliminar, excitantes como la cafeína y la comida prefabricada, introduciendo una dieta sana como la mediterránea basada en aceite de oliva, verduras frescas, frutas, pescado, especialmente pescado azul; el pan y los cereales integrales.
  • La escritura como herramienta terapéutica eficaz, ha de servirnos para reprogramar el tiempo por ejemplo eliminando de nuestra agenda aquellas cosas que son innecesarias. Podemos también llevar un diario en el que escribamos acerca del día vivido y los pensamientos que lo han acompañado, esto permitirá ser conscientes del momento presente y detenerse en los actos más cotidianos y al mismo tiempo ayudará a tener un sueño más tranquilo y reparador, ya que en estas personas tener pesadillas e insomnio es bastante frecuente.

Todo lo anterior puede servir para volver a recuperar tu presente desarrollando la conciencia en él, no obstante,  sabemos que es difícil cambiar hábitos de muchos años, buscar ayuda psicológica profesional  es la mejor opción pues los psicólogos son los más preparados para ayudarnos a llevar a cabo nuestros propósitos.

“El secreto de la salud, tanto de la mente como del cuerpo, no es apenarse por el pasado, ni preocuparse por el futuro, ni anticiparse a los problemas, sino vivir el momento actual, sabia y serenamente”.

Buda

 

Mª Ángeles Muñoz

Psicóloga