Toma de decisiones y objetivos

-¿Podría decirme, por favor, qué camino he de seguir desde aquí?
-Eso depende en buena medida del lugar adonde quieras ir.
-dijo el gato.
No me importa mucho adónde… -dijo Alicia.
-Entoces no importa por dónde vayas- dijo el gato.

LEWIS CARROL. Alicia en el País de las maravillas.

Desde que nos levantamos, cada día estamos tomando decisiones, eligiendo. Hay decisiones que no pensamos mucho, ya que las tomamos a diario, desde elegir el vestuario para ir al trabajo, decidir la comida, o pensar un plan para el fin de semana. Decisiones a las que estamos habituados. En general, este tipo de decisiones, la mayoría de las personas las tomamos sin ninguna dificultad.

Otras decisiones en cambio, suponen algo más importante, son extraordinarias, en tanto que no las tomamos de manera habitual y además pueden suponer un cambio importante para nuestra vida. A veces, nos generan tal preocupación y estrés que las vamos aplazando y también en esos casos, a veces la vida se encarga de tomarlas por nosotros y no siempre de la manera más acertada.

Aprender a ser autónomos desde pequeños ayuda a tomar decisiones en la vida, también a afrontar las frustraciones que se generan al no conseguir lo que se espera y más aún si se piensa que es fácil o el darse cuenta de que no se ha escogido el mejor camino. Sin embargo, siempre podemos aprender como mejorar y como aprender a optimizar nuestras decisiones y a planear mejor nuestra vida, darnos cuenta de lo que queremos verdaderamente.

En nuestras decisiones y objetivos influyen, nuestras creencias y nuestros valores ya que nos ayudan a elegir el tipo de vida que queremos llevar. Las DECISIONES y los OBJETIVOS, están estrechamente relacionados, cuando sabemos a dónde nos queremos dirigir, es más fácil encontrar el camino.

Tomar una buena decisión nos puede acercar a nuestros objetivos y orientarnos hacia nuestras metas, por lo que es importante nuestra actitud a la hora de afrontarlos. Cuando la experiencia nos dice que lo que hemos hecho hasta ahora no funciona, es el momento de probar algo distinto. Tener una actitud positiva nos ayudará a ver mejor las diversas posibilidades, a superar más fácilmente los obstáculos y a elaborar un plan adecuado y realista.

“No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento
que usamos cuando los creamos”.
Albert Einstein

Mª Ángeles Muñoz

Psicóloga