¿Me estoy volviendo loco? La despersonalización.

 

“La manera más peligrosa de engañarse a si mismo

es creer que solo existe una realidad”.

Paul Watzlawick

La despersonalización está incluida dentro de los trastornos disociativos. Disociación es una palabra que se utiliza para describir la desconexión entre cosas generalmente asociadas entre sí. La despersonalización suele desencadenarse como consecuencia de un alto grado de ansiedad y estrés. También puede originarse por sufrir un trastorno de estrés postraumático, depresión, consumo de drogas o privación prolongada de sueño.

Suele ser una experiencia aterradora para quien la padece y puede presentarse conjuntamente con la desrealización. En ambas hay una percepción alterada de la realidad pero mientras que en la despersonalización esa sensación tiene que ver con el propio cuerpo, en la desrealización es el contexto lo que se altera. Sin embargo, en ambas el sentido de la realidad permanece intacto, dándose perfecta cuenta la persona que la sufre de que su percepción no es real.

En algún momento todos podemos pasar por esa experiencia como algo puntual y por diferentes causas. De hecho, en momentos críticos, la despersonalización puede actuar como un mecanismo de defensa de nuestra mente para protegernos, como por ejemplo, ante una experiencia traumática, donde nos permite tomar distancia de algo que sería muy difícil de soportar.

Sin embargo, se considera un trastorno cuando alguien lo padece con frecuencia y con periodos que pueden durar desde unos segundos hasta horas, la persona llega a asustarse tanto que puede llegar a sufrir ataques de pánico, teniendo el pensamiento de estar volviéndose loco lo que le lleva a vivir en constante alerta, con el miedo de que le pueda volver a pasar, lo que a su vez aumenta la posibilidad de que ocurra. Es la autoprofecía que se cumple. Todo ello puede interferir en el desarrollo de la vida cotidiana.

eye-1132531_1280

Algunos de los síntomas que se pueden manifestar en este estado son:

  •    Sensación de automatismo
  •    Visión en túnel
  •    Ver lo que está ocurriendo como si fuera una película o un sueño
  •   Sensación de extrañeza con el contexto y lo que en él ocurre
  •   Sentir que se está fuera del cuerpo
  •    Ver todo a cámara lenta

Las personas que padecen despersonalización pueden llegar a preocuparse mucho, haciendo de ello una fuente de estrés constante que les limita la vida. Siempre es la connotación que le damos a aquello que nos ocurre lo que puede ser más preocupante.

Si te has sentido identificado con algunos de estos síntomas, parcial o totalmente, nuestro consejo es la conveniencia de visitar a un psicólogo con quien podrás entenderlos y manejarlos, ayudándote en algunas cosas como:

Conocer nuestros síntomas, nos ayuda a relativizarlos y perderles el miedo que es lo más importante.

– Saber qué cosas, en nuestro caso son las que nos llevan a sentir la despersonalización.

– Aprender a focalizarnos en el exterior y relacionarnos con los demás “como si” todo estuviese bien, suele ser una buena estrategia para dejar de sentir los síntomas.

Aunque la despersonalización en sí misma no entraña riesgo, es el miedo y la inseguridad de sentirla lo que puede tener otras consecuencias, por ello es importante su tratamiento.

“Es evidente que existen otros mundos,

eso seguro; pero, como ya he dicho muchas veces,

esos otros mundos están en el nuestro.”

Salvador Dalí

 

Mª Ángeles Muñoz

Psicóloga